Skip to main content

Mereces ser feliz

Mereces ser feliz

Tomado el Blog de Brian Tracy: http://blogs.briantracy.com/#194709

Un comentario previo hecho por mi: estoy de acuerdo en la mayor parte de lo que este artículo menciona, quizá le falta un poco hacer referencia a los valores de cada persona, a los valores que cada uno tiene para ser feliz, quizá como epílogo agregaría que la felicidad verdadera – al menos para mi – está en servir, en ayudar a los demás, en poner en ejercicio mis talentos y habilidades para hacer la vida más agradable a quienes están a mi lado, a quienes Dios ha puesto a mi lado… Pienso que esa es la verdadera felicidad, ya que uno puede poner los parámetros “panorámicos” de lo que lo hace feliz en aspectos quizá transitorios de la existencia (dinero, fama, poder), pero creo que lo primero para lograr la felicidad es establecer los parámetros adecuados. Y dentro de estos parámetros adecuados, aquí si es donde viene la diversidad de opciones propuesta por Brian Tracy.

Lograr la felicidad es la mejor medida de cómo está viviendo uno su vida y disfrutando sus relaciones. Se puede aprender a ser más feliz en cualquier cosa que uno haga.

Cada uno es diferente

La felicidad en la vida es como un buffet. Si cien personas van a la mesa del buffet y cada una pone comida en su plato en la cantidad y mezcla que cada uno percibe como lo más placentero en ese momento. Cada plato será diferente. Aun un esposo y esposa regresarán a la mesa con unos platos completamente diferentes. Con la felicidad sucede algo análogo. Cada persona requiere una particular combinación de ingredientes para

sentirse al máximo consigo misma.

Escuchar tu corazón

La mezcla que escoges del buffet cambia continuamente. Si vas al mismo buffet todos los días durante un año, probablemente cada día regresarás con diferentes tipos de comida cada ve. Cada día, incluso cada hora puede variar lo que te hace feliz (siempre dentro de los límites impuestos por tus valores). Por lo tanto, la única forma de juzgar si un trabajo, una relación, una inversión o cualquier decisión es la adecuada para ti, debes entrar en contacto con tus sentimientos, con tus valores y escuchar tu corazón.

Se honesto contigo mismo

Eres honesto contigo mismo solo cuando sigues esa luz interior, lo que Ralph Waldo Emerson llama la “silenciosa, pequeña voz dentro de ti”. Estás siendo una mejor persona cuando tienes el coraje y la fortaleza de permitir que tu definición de felicidad, la que

sea, se la luz que guíe cada parte de tu vida.

No hay límites

Un punto importante en lo que se refiere a la felicidad es si sientes que mereces ser feliz.

Acepta la noción de que mereces toda la felicidad que honestamente puedas obtener a través de la aplicación de tus talentos y habilidades. Mientras más te gustes y te respetes a ti mismo, más merecida verás las cosas buenas de la vida. Y mientras más merecimientos sientas, más probablemente obtendrás y mantendrás la felicidad que buscas.

Hacer de la felicidad la propia medida

Debes hacer la búsqueda de la felicidad el principio organizador de tu vida. Comparar cada acción y decisión que tomas contra el estándar de felicidad para validar si esa acción o decisión te hará más o menos feliz. Conforme pase el tiempo descubrirás que casi todos los problemas en tu vida vienen de haber optado por cosas que no contribuyen a tu felicidad.

Pagar el precio

Por supuesto hay muchas situaciones en las que tendrás que hacer pequeñas cosas que no te harán feliz a plazo inmediato, pero son esas cosas que hay que hacer para lograr una felicidad a más largo plazo. A esto le podríamos llamar pagar el precio del éxito por adelantado. Algunas veces los pasos intermedios no te hacen directamente feliz, pero la felicidad que alcanzarás será tan grande que sobrepasa totalmente las inconveniencias temporales e insatisfacciones que has tenido que soportar para llegar allí.

1 comment

Popular posts from this blog

La fábula de los tres hermanos... y sus dos moralejas

Estaba oyendo una canción de Silvio Rodríguez, "La Fábula de los Tres Hermanos" y la letra es especialmente interesante.

La puedo esquematizar de la siguiente forma:


ActitudConsecuenciaDescripciónPrimer hermanoIba siempre viendo al suelo (esclavo de la precaución)Se encorvó y no llegó lejos con su corta vision. El hiper-precavidoSegundo hermanoIba siempre viendo al horizonteNo miraba el día a día y vivía cayéndose El idealista-soñadorTercer hermanoUna pupila llevaba arriba
y la otra en el andar.Mirada extraviada… ojo puesto en todo
ya ni sabe lo que ve.El controla-todo Pienso que la moraleja de esta fábula puede tener dos versiones:1) Moraleja pesimista: no importa la actitud que tomés... nunca vas a llegar a lo que te propongás.2) Moraleja realista: la vida es un balance, no podés ir solo de idealista ni tampoco solo vivir de precauciones, y una actitud mezclada tampoco es buena en el sentido de querer controlarlo todo....

El balance en la vida consistirá en que …

Dialogo final del Show de Truman

Hace ya semanas que quería poner el diálogo final de la película El Show de Truman, pero no había tenido tiempo.

Me gusta este diálogo porque muestra el dilema en que más de alguna vez en la vida se encuentra toda persona... el dilema de seguir estando en un lugar "seguro", entendiéndose este lugar seguro como un ambiente, un comportamiento, unos hábitos, etc....

Incluso hay tantas voces subjetivas y objetivas que me reclaman el quedarme en "mi zona de confort"....

Lo bonito es que fuera de esa zona de confort es donde verdaderamente encuentro la felicidad, la felicidad de la libertad, de una vida sin mentiras y desarrollando mis talentos al máximo, en servicio de los demás seres humanos, para hacer de este mundo un lugar mejor para todos, donde quiero procurar que todos encuentren su felicidad, sabiendo que esa felicidad aquí será la preparación para la siguiente fase (independiente de la religión de cada uno)...

Aquí dejo el díalogo final con las presiones que sufre …

Háblame Señor

Ayer estaba en Misa (7pm) y oí una canción que siempre me ha gustado... se llama háblame señor, y la letra es la siguiente... tengo que conseguir un buen MP3 con estas canciones de Misa... ya he ido consiguiendo algunas...

Háblame, Señor (Canto)Yo siento, Señor, que tú me amas.
Yo siento, Señor que te puedo amar.
Háblame, Señor, que tu siervo escucha.
Háblame, )qué quieres de mí?
Señor, tú has sido grande para mí,
en el desierto de mi vida (háblame!Yo quiero estar dispuesto a todo,
toma mi ser, mi corazón es para ti.
Por eso canto tus maravillas, por eso canto tu amor....
Te alabo, Jesús, por tu gradeza,
mil gracias te doy por tu gran amor.
Heme aquí, Señor, para acompañarte.
Heme aquí, )qué quieres de mí?
Señor, tú has sido grande para mí,
en el desierto de mi vida (háblame!